Ecuador, 29 de Junio de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Borja: “No me reuní con la embajadora de los EE.UU.”

Borja: “No me reuní con la embajadora de los EE.UU.”
04 de mayo de 2012 - 00:00

El ex procurador del Estado, José María Borja, negó que haya intentado negociar la permanencia en el país de la petrolera estadounidense Oxy, versión que aparece en un cable de la Embajada de EE.UU. en Quito que fue filtrado por WikiLeaks y publicado por El Telégrafo.

El ex funcionario calificó a la ex embajadora, Linda Jewell, como “habilidosa en la desinformación” y aseguró que emitió reportes falsos para engañar a sus superiores.

Borja aclaró -en una entrevista con el portal Ecuadorinmediato.com- que no hubo consideraciones políticas en cuanto a la petrolera Oxy, la cual sufrió la caducidad del contrato de operación del bloque 15 por un traspaso ilegal de acciones.

En ese marco, narró  que pidió el contrato para analizarlo. “Encontré, luego de un análisis serio, que en 31 oportunidades esta compañía incumplía el contrato”, indicó el ex funcionario.           

Citó el hecho de que el 40% de las acciones de la empresa operadora fuera traspasado a la canadiense Encana, lo que estaba prohibido por el contrato. 

“No había partido político alguno que influyera en mi gestión, actué de acuerdo con mi conciencia porque la compañía había incumplido el contrato”, afirmó Borja.

Cuando se le consultó si era cierto que adquirió poder por este asunto, él contestó: “Una infamia totalmente, con falta de objetividad, no intervine en otros sectores, exigí el cumplimiento de la ley”.

También desmintió que haya mantenido negociaciones secretas con los directivo de Oxy, como lo asegura Jewell en  su cable diplomático. “Al presidente de esa empresa no lo he conocido ni lo conozco”, aseveró el ex funcionario.

“No me reuní con la Embajada norteamericana ni con los funcionarios de la Embajada americana, nunca se dio esa reunión”, dijo. Además rechazó que haya ofrecido una solución al caso Chevron que consistía en el pago de 500 millones de dólares para la remediación ambiental en la Amazonía.

“El papel del Procurador del Estado no es negociar nada, es perseguir el cumplimiento de la ley; ese era mi papel y punto, que ellos trataron de manejarse políticamente con el gobierno, tal vez, no me consta”, señaló.

Contenido externo patrocinado