Bolsonaro

- 17 de noviembre de 2020 - 00:00

El presidente del Brasil Jair Bolsonaro dio unas declaraciones sobre la pandemia de covid-19. Han sorprendido por lo desagradables y torpes. Ha dicho "que se ha sobredimensionado la pandemia, que no es para tanto y que hay que dejar de comportarse como maricas sí en algún momento se contrae el virus".

Estas declaraciones no han pasado desapercibidas y en ningún momento se las puede ignorar. Este fatal juego de palabras cae en lo que se llama "conspiración". Se juzga y se cree que el virus del covid-19 es una maldad de extraterrestres que quieren dominarnos. Otra teoría señala que Bill Gates está detrás de la pandemia para adueñarse del mundo y ser declarado emperador. Las más antiguas dicen que el virus fue una creación china. Un laboratorio de Wuhan lo creó para hacerse daño ellos y exterminar a media humanidad. En definitiva hay tantas teorías en las redes sociales sobre el virus como enfermos del covid-19. Así de fantasioso es su interpretación.

Las declaraciones de Bolsonaro le hacen el juego a esta perversidad. A toda esta teoría malévola que ha alimentado supuestos sobre la aparición de la pandemia.

Virus, bacterias y gérmenes han existido siempre y su aparición siempre ha traído desgracias y sufrimiento. La llamada gripe española mató a 50 millones de personas, la viruela, la peste negra, el sarampión cuando se han presentado han hecho mucho daño a los seres vivos. Los virus no son nuevosEl covid-19 no es castigo, no es maldad, no lo crearon ni los chinos ni los marcianos: el virus es la naturaleza misma actuando y siendo como es ella; impredecible e inminente.

Entonces, las palabras de Bolsonaro son irrespetuosas ante el dolor del virus. Tanto a los que han sido afectados y están viviendo en la actualidad con el virus y ante el indescriptible dolor de los deudos de los fallecidos.

Einstein decía que “la estupidez humana es infinita". El covid-19 es una amenaza seria, fulminante sí no se tiene las precauciones debidasEs un virus doloroso, costoso, inclemente del que hay que protegerse y cuidarse.

No solo el covid-19 es una amenaza a la salud humana sino que sigue siendo un destructor de nuestra economía. Miles de empleos perdidos, miles de desocupados, miles de millones de dólares en pérdidas económicas. En la economía ha sido y es devastador. El covid-19 ha traído una nueva normalidad lo que significa nuevas condiciones de pobreza y nuevos pobres. La nueva normalidad es un desafío ante el cual no todos están preparados.

Bolsonaro no tiene compasión humana. Es evidente que no tiene la claridad de un buen gobernante. Ni la claridad ni un buen corazón.

 

Medios Públicos EP