Pensar con el estómago

- 02 de noviembre de 2020 - 00:00

Si les digo “neurona” ¿en qué pensarían? Es probable que enseguida lo asocien con cerebro.

Verán, me encuentro en un dilema lógico. Deduzco que con las ramificaciones que inervan el cuerpo, a través de las células de Schwann, las neuronas de por sí están presentes en todo el cuerpo y no solo que habitan en el cerebro: según yo, están en todos lados. Posiblemente es un silogismo pueril e ignorante que los médicos podrían resolver fácilmente.

Lo que sí se ha determinado es que hay neuronas en el estómago y alrededor de 100 millones de estas células, es decir, lo que equivale al cerebro de un gato. Este es un dato bastante viejo que les podría sonar como nuevo.

Les hará más o menos sentido, entonces, que cuando se nos presentan algunas emociones, nuestro sistema digestivo manifiesta tanto demandas, como estragos. A veces un dulce nos “calma la ansiedad” o un enojo nos conlleva a una úlcera gástrica. De la misma manera podríamos establecer una relación entre el peso corporal y nuestra forma de ver al mundo.

Pero de lo literal y lo médico-científico, hago un salto a la metáfora preguntando ¿vamos a pensar con el cerebro de un felino o con el nuestro antes de hablar, actuar, decidir, hacer, votar? (O)

Para pensar hay que hacer un esfuerzo, no es tan fácil. Ocurren situaciones que nos dejan un poco cortos para, por ejemplo, elegir nuestras palabras y la terminamos fregando. Me ha pasado cuando he sido entrevistado en radio o televisión.

Quizás las palabras salen bien luego de hacer un proceso de elaboración, un entrenamiento de la palabra, si se quiere decir, en un psicoanálisis.

Por mi interés en las ciencias, respeto a la medicina y a los médicos, sí extiendo una pregunta al Ministro de Salud al Dr. Zevallos, ex decano de la UDLA, que en entrevista a un medio de comunicación dijo sobre los médicos que fallecieron, que, parafraseo: “llevaron el virus a los hospitales habiéndose contagiado en el ámbito social”. Yo no lo planteo como una imposibilidad realmente, pero la medicina se basa en la evidencia y aún no muestra una prueba que sustente esa declaración. ¿Dónde está?

Medios Públicos EP