En el sector de la calle Ayacucho se halla de todo para el vehículo

25 de abril de 2019 00:00

“Perico” Ojeda camina apresurado por la calle Ayacucho (centro-sur de Guayaquil). Ha recorrido desde Tungurahua hasta la calle 11.ª, y en ningún almacén de venta de repuestos del sector le dan razón de la bombonera de hidráulico.

Ojeda trabaja en su taller mecánico ubicado en Víctor Hugo Briones y Febres Cordero, junto a dos hijos y tres ayudantes. Cuenta que tiene su negocio desde hace 32 años y que en las  adyacencias de este existen más de 17 talleres mecánicos en donde se reparan todo tipo de automotores.

La imagen del sector da cuenta de que es cierto: carros en las calles, aceite regado en el piso y tres rectificadoras de cigüeñales. A eso se suma que a lo largo de la calle Ayacucho existen más de 40 locales que venden repuestos automotrices.

Abel León es uno de los clientes de Ojeda. Manifiesta que vive en Samanes, al norte de la ciudad, pero que acude al sur por dos motivos: el primero, porque ya conoce a su mecánico, y el segundo, porque cerca del taller puede encontrar todos los repuestos que necesita.

En la misma cuadra del taller de Ojeda, existen dos talleres mecánicos más; dos electromecánicos, tres de enderezada y pintura, y uno especializado en alineación y balanceo.

En el sector también se atisban con facilidad dueños de carros que van de un sitio al otro en busca de algún repuesto. León asegura que existe de todo y para todas las marcas. “Yo llevo más de 15 años frecuentando el sector y puedo asegurar que si usted trae su vehículo por estos almacenes va a conseguir los repuestos y la mano de obra que requiere.

Eutique Fonseca, de 77 años, también tiene  su taller en la calle Febres Cordero. Cuenta que gran parte de sus clientes  habitan en el norte, pero que por la facilidad que brinda el sector llegan en gran número todos los días, en especial los fines de semana.  
“Aquí, si no hay el repuesto se lo fabricamos”, sentencia. (I)

Contenido externo patrocinado