Ecuador, 18 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Olvera busca a las futuras figuras del tenis ecuatoriano

Una mano va sujetada por el padre, la madre, un hermano o la abuelita y la otra carga la raqueta. Es la figura repetida de todas las tardes en el Centro Nacional de Tenis, ubicado en Lomas de Urdesa.

Hasta ese lugar llegan los posibles futuros representantes del país en el deporte blanco. Algunos solo van con el objetivo de distraerse un momento, de jugar con otros niños, mientras otros, desde muy pequeños, ya sueñan con ser tenistas profesionales.

Hablan de Federer, de Nadal, de Djokovic y de las marcas de raquetas que prefieren para practicar día a día bajo la mirada de una leyenda del tenis ecuatoriano, Miguel Olvera, director técnico de la academia que pertenece a la Federación Ecuatoriana de esa disciplina.

“Con los niños chiquitos hay que ser paciente, es difícil que estén atentos todo el tiempo porque ellos quieren jugar”, explica Olvera, quien cuenta que cuando Nicolás Lapentti llegó a los seis años de edad a la academia que él dirigía en el Guayaquil Tenis Club se salía de la cancha para dar vueltas dentro del complejo.

“Déjelo, ya mismo regresa, así son los niños de esa edad”, recuerda que le decía a los profesores el extenista nacional, en una charla para los padres de los deportistas que maneja ahora.

Él comparte sus conocimientos por medio de una decena de entrenadores, entre ellos su hijo Marcelo y su nieta Paulina, los herederos de su pasión por la actividad en la que brilló en los 60’ y 70’.

El objetivo de Olvera es que las canchas pasen llenas y que del centro que lleva su nombre surjan figuras como Pancho Segura, Andrés Gómez, Lapentti, Eduardo Zuleta o como él mismo.

Durante todo el día se escucha una infinidad de golpes en las diferentes canchas de cemento o arcilla, pues no solo niños y jóvenes aprenden a correr de un lado a otro en busca de la pelota verde, sino también adultos que desean estar en forma o mejorar sus destrezas para vencer a los amigos con los que se enfrentan los fines de semana. (I)