24 madres logran diplomas por pintar murales

Las reas trabajaron en la guardería, pabellones y cocina del Centro de Rehabilitación Social de Chillogallo, junto con seis instructores del programa Murales de Libertad.
24 de septiembre de 2019 00:00

En el Centro de Rehabilitación Social (CRS) Femenino de Atención Prioritaria de Quito, en Chillogallo, hay medio centenar de personas privadas de libertad (ppl), embarazadas y con niños de hasta tres años.

El viernes 20 de septiembre se inauguró, cerca de los patios y la guardería, una nueva serie de murales que gestiona el colectivo Arte Urbano.

Los artistas Pancho Dueñas, Andrés Ganchala y Marcelo Rodríguez trabajaron desde el 24 de agosto hasta el 14 de septiembre en la sexta etapa (2019) del proyecto Murales de Libertad, que ahora financia el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) mediante concurso público.

Entre los muralistas invitados en esta etapa participaron Sofía Ramírez, Mayra Flores y Cristian Tapia.

Los seis instructores del programa trabajaron con 24 ppl, que recibieron un diploma que certifica su participación en el proyecto. El trabajo, además, es parte de su rehabilitación.

“Una de las obras, de gran formato, requirió la integración de tres grupos”, explica el diseñador gráfico Alejandro Cruz, quien dirige la gestión y esta vez incorporó una escena infantil para pintar la fachada de la guardería.

Otro mural, a cargo de Tapia, está en la cocina. En total intervinieron seis paredes. En el mismo CRS continuarán trabajando los miembros del colectivo, en fachadas y pabellones que albergan a unos 40 menores de edad.

“Las amplias paredes del huerto también serán pintadas”, anuncia Cruz, quien espera retomar los murales en centros masculinos.

Los muralistas han llenado de color los centros penitenciarios de la capital y de Latacunga. De hecho, en el centenario antiguo penal Gabriel García Moreno aún se conservan algunas de sus obras, como la de la niña que requisa a un militar junto a la frase “El coraje no es ausencia de miedo, sino la habilidad para enfrentarlo”.

Ahora, en Chillogallo, representaron escenas de maternidad y mujeres junto a la naturaleza. (I)  

Contenido externo patrocinado