91% de música en radios es de artistas extranjeros

15 de enero de 2013 - 00:00

Sofía tiene que trasladarse diariamente de Machachi a Quito en bus, es una rutina que lleva ya varios años. Se ha acoplado, pero no ha podido adaptarse al tipo de música que sintonizan los conductores, que prefieren escuchar vallenatos, cumbias y tecnocumbias.

Para evitar escuchar lo que el chofer selecciona, Sofía se pone unos audífonos y escucha a su grupo favorito: Anima Inside. Una vez que llega a la oficina sintoniza una radio específica, que es de las pocas estaciones que programan la música del grupo, de onda rockera. Ella es parte de los ecuatorianos que tienen que esperar horas para escuchar a su artista nacional favorito.

Una encuesta de consumo musical sobre lo que ofrecen las radios versus lo que desea el usuario estableció que no existe sincronía entre ambas partes.

Así, a las referidas estadísticas de las solicitudes de rock (se reproducen 2 de cada 10 canciones pedidas) y a las de tecnocumbia (4 de 6), se suma la de balada pop: se solicitan 25 y se escuchan 17.

Los datos fueron proporcionados por Javier López, director de Emprendimientos del Fondo Fonográfico del Ministerio de Cultura, quien añadió que, de un monitoreo de medios al que accedieron, se pudo observar que de las 50 canciones más escuchadas aparecían 3 ecuatorianas, pero que la primera estaba por debajo del puesto 25.

Según López, esto se debe al tipo de promoción que deben hacer los músicos nacionales.

En este sistema, los grupos de tecnocumbia manejan una lógica diferente que les permite tener mayor presencia en medios. “Ahí tienes artistas que ganan miles y miles de dólares por sus presentaciones, y se dan el lujo de invertir $ 4.000 mensuales en radio. Entonces, ellos sí suenan y los conocen. Por eso muchos son candidatos, pero con el resto de géneros musicales no pasa eso”, explicó López, quien -además- es músico.

El director de Fondos Fonográficos indicó que, ante la ausencia de una industria musical, los artistas financian sus propios discos, son sus propios mánagers o deben promocionar empíricamente su imagen.

Otro de los argumentos que da es que los artistas tienen que competir con transnacionales que invierten cantidades considerables de dinero para promocionar a los cantantes extranjeros que ocupan el 91% de la parrilla musical, frente al 9% de los artistas nacionales.

El ingreso a ese 9% en las radios nacionales ha sido “a codazos”, dijo Pablo Rodríguez, de la Corporación Al Sur del Cielo, entidad que organiza festivales de rock en Quito. Rodríguez tiene un programa que se transmite los domingos en la Radio Pública de Ecuador.

Para llegar a tener un espacio en las radios, Rodríguez comentó  que  ha trabajado desde hace 20 años. El programa se mantiene gracias a la solidaridad de la comunidad rockera: funciona aún con la autogestión y el “acolite” de los amantes del rock.

Señaló también el hecho de que la “radio masiva” prefiere, antes que promocionar a artistas nuevos, trabajar los ya mediatizados, que ya invirtieron para posesionarse y representan una ganancia relativamente segura.

Según Adriana Rendón, jefa de programación de Radio Pública de Ecuador, para poder entender el tema, primero hay que distinguir los objetivos que tienen -en este caso- las radios comerciales, donde la dinámica está basada en el rating y lo económico.

Al debate, Rendón añadió otro elemento que tiene que ver con un “concepto errado” de que lo extranjero es bueno y lo nacional no. Puso como ejemplo la labor que realizan las radios de Colombia y Argentina, donde se toca con fuerza el trabajo artístico de sus músicos.

En el trabajo de fortalecimiento de música nacional, la estación, que tiene cerca de 20 repetidoras a nivel nacional, tiene como reto establecer en su programación un 70% de producciones nacionales, y el 30% destinada a lo latinoamericano y de otros lugares.

Rendón aseguró  que cubrir ese 70% con producto nacional no será complicado, ya que ha escuchado trabajos de artistas que se autogestionan diciendo que suenan “mejor que los de afuera”. En lo que ve un trabajo de hormiga es en satisfacer el gusto musical de los ciudadanos, pues hay una diversidad cultural amplia.

El mánager de la banda ecuatoriana Anima Inside, Juan Esteban González, coincidió con Rodríguez, y afirmó que el ingreso de la música de esa agrupación a las radios nacionales ha sido una labor ardua, pero con la persistencia y, sobre todo, con “el trabajo de calidad”, han logrado posicionarse en 30 estaciones de las 1.170 que existen el país.

González indicó que una de las estrategias para llegar a las empresas y a los potenciales consumidores fue trabajar directamente con marcas específicas, lo que les ha dado buenos resultados. Mencionó, por ejemplo, el impacto que tuvieron con la canción “Dream enough”, que se escucha en el comercial de las baldosas Graiman.

El grupo, que trabajó en 2005 con EMI Music, pautó en 2012 en 30 radios y el acuerdo fue que las canciones “Dream Enough”, “These Words” y “Helpless Child” sonaran cinco veces diarias.

Para Carlos Fraga, jefe de programación de la red asociada Canela, el hecho de que en las radioemisoras  se programe un 9% de música nacional depende, en primer lugar, de las que se inclinan por el género juvenil anglo.

Otra de las razones que da Fraga es que no hay suficiente material musical de calidad. Según él, existen creadores, pero les falta afinar el tema de producción.

Fraga explicó que, para estimular al artista nacional, Radio Canela -que tiene 11 redes asociadas y cada una cuenta con diversas programaciones- creó espacios específicos. Es así que entre el 30 y 40% de la música que ofrece  la estación es de producción nacional.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP