Entrevista / DANIELA FUENTES / subsecretaria de emprendimientos culturales

“La cultura se gestiona a través de estrategias”

Entrevista / DANIELA FUENTES / subsecretaria de emprendimientos culturales
22 de noviembre de 2014 00:00

La funcionaria del Ministerio de Cultura y Patrimonio Daniela Fuentes habló con este Diario sobre la Feria Internacional del Libro de Quito, que inicia hoy, desde el ‘pabellón alternativo’ -que ayer terminaba de montarse- en la entrada al Museo etnográfico de la Casa de la Cultura. El espacio albergará una muestra de los procesos necesarios para producir fanzines, cómics y ediciones de cartoneras. Estas últimas destacan por la apertura que tienen en esta edición, cuyo invitado de honor es la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica.

“La Cámara del Libro es nuestro socio estratégico en la organización de la Feria, es la que aglutina a otros socios, editoriales, librerías; pero hay muchos productores de la industria editorial que están por fuera de esa Cámara. Algunos incluso cumplen su labor por fuera debido a una posición política, ideológica. Entonces creímos (desde el Ministerio) que a ellos también había que darles un espacio.

Fuentes explica que es importante que estén presentes en el evento, porque su presencia permite que la ciudadanía pueda entender los diversos ámbitos en los que se puede crear un libro, sin grandes máquinas o gran infraestructura. “Este pabellón alternativo tiene mucho de talleres, tiene una agenda permanente en la que vamos a enseñar a los asistentes la forma de hacer comunicación comunitaria, fanzines y publicaciones caseras que te permitan socializar lo que ellos piensan y trabajan”.

¿Cuál fue el criterio de selección para traer a los escritores que vienen este año a la Feria?

A diferencia de otras ediciones, esta vez hubo un comité editorial que definió la agenda. Ese comité estuvo conformado por representantes de diferentes universidades (Central, San Francisco, Católica, Técnica Particular de Loja, Andina). Pero no fue una convocatoria, lo que hicimos fue avisarles sobre el proceso a las instituciones que tienen la carrera de Literatura. Les pedimos que designen a un profesor o al director de Literatura para que forme parte de ese comité ferial que se reunió sobre la base de una agenda de temas que habíamos propuesto, porque nos interesaba que haya música y literatura, cine y guión, y que se incluya la interculturalidad.

La cultura no se hace a piedrazos sino a través de estrategias. Tenemos que ser inteligentes para eso. Respecto a los invitados internacionales, México hizo su propia curaduría. Traen a 2 invitados (Juan Villoro y Francisco Gil Villegas). Cada una de las embajadas que participan (entre las que destacan Argentina, Chile e Italia) se encargó de la selección de otros escritores, por ejemplo del ensayista Eduardo Milán, de Uruguay.

Usted fue analista y luego directora de relaciones internacionales antes de que la ratifiquen en el cargo que ocupa. ¿Cómo logra esa constancia?

Casi soy parte del inventario del Ministerio de Cultura —sonríe—. Todo se basa en el equipo con el que se trabaja, no es un tema de personas. La Subsecretaría trabaja mucho con la sociedad civil, nuestros procesos están vinculados a ellos. Entonces, hay procesos de exigibilidad que impiden la caída de lo que se arma, eso nos ha permitido permanecer.

En el caso del libro y el fomento a la lectura, uno de los planes a revisar es el de las fechas en que se realiza la Feria porque, como está, culmina cuando arranca la Feria de Guadalajara, la más importante de la lengua española. Entonces es complejo para Quito, que aún está creciendo, competir con ellos. No vamos a poder tener a autores de peso ni a las mejores editoriales internacionales si es que no cambiamos las fechas. El circuito México-Quito no es un circuito para ninguna editorial.

En ese sentido, la FIL Quito coincide en el desarrollo y culminación del festival ‘Lit 2014, Palabra de ciudad’, organizado por el Cabildo.

Eso sobrepasa el ejercicio de la Feria que el año pasado tuvo el apoyo del Municipio de Quito. Fue parte del programa de fiestas de la ciudad. Este año pedimos hacerla en el Parque Bicentenario, que funcionó muy bien pero el espacio estaba reservado para Expo Cuenca y el Mundial de Aventura.

Me alegra que haya sido así porque la Casa es un espacio interesante para hacer la Feria. En todo caso, esas son coyunturas que tienen que ver con el hecho de que la Feria no debe depender únicamente de la institución pública; tiene que ser construida con el sector de la industria editorial.

¿Hubo la intención de coordinarla conjuntamente con el festival?

Sí, pero ya estaba programado; el festival y también la Feria tienen su propia vida. Muchos autores nacionales de los que están en el festival también estarán en la FIL. Pero creo que es hora de unir esfuerzos, de juntar las cosas y hacer eventos que llamen más a la gente.

Contenido externo patrocinado