El Biess colocó $ 104 millones en préstamos prendarios en 2013

17 de enero de 2014 - 00:00

El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) otorgó 104’189.996 dólares en préstamos prendarios en 2013, entregando un total de 166.994 créditos de este tipo.

La jefa de préstamos prendarios del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), Janeth Paredes, destacó que la colocación de préstamos prendarios en 2013 disminuyó el 6% frente a los resultados obtenidos en 2012, año en el cual la entidad destinó 111’238.469 dólares y otorgó 178.512 créditos.

Paredes destacó que se debe básicamente a la baja internacional del precio del oro, “lo cual ocasionó que el banco, a través del Comité de Administración Integral de Riesgos, realizara ajustes al precio del gramo de oro colocado y que fue de 18%”.

“En enero de 2013 abrimos con 1.693,75 dólares el precio del oro internacional y hasta diciembre de 2013 fue de 1.204,50 dólares. Esto ocasionó que el banco ajustara sus precios de colocación y todo en función de la calidad y cantidad del oro”, precisó Paredes.

María Yánez es una usuaria que accede a los préstamos prendarios hace más de diez años junto con su esposo. Ella explica que este crédito le ha dado buenos resultados.

“Recibí cerca de 800 dólares por mis joyas hace seis meses y eso nos ha ayudado a pagar las deudas que teníamos y mantener la casa”, manifestó.

En tanto, Piedad Pilatuña, interesada en pagar la educación universitaria de sus hijos, optó por este tipo de crédito. Ella recibió por sus joyas 461,10 dólares, pero, más los intereses, el embodegaje, etc., canceló alrededor de 500 dólares.

“Este monto lo pedí hace 6 meses y voy a volver a dejar las joyas porque necesito devolver un dinero que me prestaron, ya que mi sueldo no me alcanza”, aseveró Pilatuña.

Otra usuaria, quien mantuvo su nombre en reserva, indicó que los prendarios la ayudaron a atender necesidades urgentes.

“Por mis joyas me prestaron 640 dólares hace seis meses. Esto lo utilicé en mi hijo que se enfermó, lo llevé al médico, gasté en la compra de las medicinas, etc. Hago préstamos prendarios hace cinco años y me sale más conveniente que pedir un préstamo a un banco”, acotó.

Sin embargo, ella, al igual que otros usuarios consultados, expresó su preocupación por la baja del precio del oro, pues por la misma cantidad de joyas antes recibían más dinero que ahora.

Al respecto, César Sacoto, experto en materia económica, destacó que el precio del oro, tanto nacional como internacional, es siempre especulativo y está vinculado a la variación de los costos de otros productos, como el cobre, el hierro, el acero, el petróleo, etc.

“Las grandes empresas que especulan, en el momento que el petróleo se dispara, compran más este producto para beneficiarse de los cambios y dejan de demandar oro o a la inversa”, indicó.

Montos de crédito
El monto mínimo que el Biess otorga en préstamos prendarios es de 10 dólares y máximo de 1.500 dólares.

Sin embargo, Janeth Paredes indicó que se analiza hacer cambios en dichos montos.

“Creo que durante este mes o en febrero el directorio aprobará los nuevos valores de los montos, aunque en realidad la política será en función del crédito por cliente, no por el número de operación. Es decir, el cliente tiene un cupo asignado de hasta 80 salarios mínimos vitales, lo que da cerca de 26.000 dólares y eso sería a lo que él puede acceder, pero con un previo análisis de su capacidad de pago y con base en la garantía que presente”, agregó.

El plazo para devolver el pago del préstamo prendario es de seis meses (180 días). La tasa del préstamo prendario es 16,3% anual, es decir que al concederlo a seis meses de plazo la tasa que se aplica es de 8,15% (16,3% los dos semestres).

Sin embargo, si el cliente no cancela la totalidad del crédito en ese tiempo puede hacer dos renovaciones más -de seis meses cada una-, con el 30% de abono al capital más el interés.

Para renovarlo, un requisito es que el cliente abone el 30% del capital y cubra los intereses que han transcurrido hasta la fecha de pago, ya que en caso de que no se acerque a renovar o cancelar el crédito, luego de vencer el plazo de seis meses, el Biess le concede 30 días para que cumpla la obligación mediante renovación o pago total y el banco no remate la prenda. Alrededor de 1.300 lotes de joyas son rematadas anualmente.

Cuando el cliente cancele el abono y los intereses, se le genera el nuevo plazo con otro interés sobre el monto que aún tiene pendiente por pagar.

Paredes resaltó que Quito es la ciudad que registra mayor cantidad de créditos prendarios, con aproximadamente un 43% de participación; en Guayaquil, en cambio, hay un 18%.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP