“Tin” Angulo, una carrera con luces y sombras

El delantero retomará su carrera a partir del sábado, cuando vence su suspensión. Xolos de Tijuana lo acogió y ahora lo fichó por tres años.
18 de junio de 2020 00:00

José Angulo encontró refugio en Tijuana. Para firmar por los Xolos de esa ciudad mexicana debió pasar seis meses en una “clínica de comportamiento”, según confirmó su representante José Chamorro.  

Los últimos cuatro años han sido una “montaña rusa”  para el delantero que apareció como promesa y al que un error le costó cuatro años de su carrera.

Parecía que solo sería un año de suspensión por dopaje (se encontró cocaína en su cuerpo). Su fichaje por el Granada de España se cayó antes de jugar con ese equipo y el Independiente lo acogió a su vuelta.

Actuó en la segunda mitad del campeonato 2017: 11 partidos, cero goles y dos asistencias. Estaba tranquilo, pues podría ponerse a punto para 2018.

Sin embargo, la sanción se endureció cinco meses después de superarla. La FIFA recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y este revocó la decisión de Conmebol: la suspensión de un año quedó en nada y se amplió por cuatro.

Angulo se quedó sin fútbol hasta 2020. Precisamente este sábado cumplirá su pena y será elegible para jugar de nuevo.

En enero de 2018 se desvinculó de Independiente, tras un acuerdo entre las partes. El “Tin” siguió su camino y se alejó del fútbol; la sanción lo dejó muy tocado mentalmente.

Otro escándalo se presentó, esta vez fuera de las canchas. Estuvo preso 102 días por una gresca y agresión a policías en una fiesta en Sangolquí.

“En mi segunda suspensión no entrené por seis o siete meses. Caí en la joda, terminé preso y ahí fue cuando apareció José Chamorro para ayudarme”, contó en una entrevista, en abril, con radio La Redonda.

El agente se apersonó para que Angulo retome el orden en su vida y se dedique nuevamente al fútbol. Incluso le puso un entrenador personal para que se recupere físicamente; el tiempo pasaría y estaba dispuesto a jugar de nuevo.

El esmeraldeño reconoció que muchas personas lo aconsejaron para que retome el camino, que cambie, pero no hizo caso.

Tocar fondo fue la única manera de que se diera cuenta y dio un giro total a su vida. “Mucha gente cree que he pasado por ataques de depresión, pero es falso; tengo una personalidad muy fuerte. Tengo 25 años y tengo aún alas para poder volver y jugar”, contó.

Ahora solo se ha dedicado a entrenar. Si se le pasa por la mente detenerse, enseguida piensa en su familia, el motivo de su esfuerzo para continuar.

“Hace dos años no he probado una gota de alcohol”, dijo. Esta nueva versión del “Tín” se muestra con mayor madurez y recalca que ya pagó “todo lo que tenía que pagar”.

El DT Gustavo Quinteros lo invitó para que se entrene en Xolos, club al que dirigió en este año. Angulo se entrenó con el equipo sub-20, pero no había un vínculo oficial.  

El 12 de junio, el entrenador argentino quedó fuera del equipo mexicano y cinco días después, Xolos hizo oficial el fichaje del “Tin” por tres años y adquirió el 50% de sus derechos deportivos.

Su agente indicó que aún es incierto si se quedará, pues esa decisión la deberá tomar el nuevo entrenador, que aún no ha sido nombrado.

En Ecuador, solo existió acercamientos con Barcelona y no con Liga de Quito, como se rumoró. Chamorro dijo que su representado “necesitaba estar fuera del país, debe demostrar que está bien”.

En la escuadra mexicana actúan cuatro ecuatorianos: Bryan Angulo, Miller Bolaños, Jordan Rezabala y Erick Castillo, quien regresará tras su préstamo en Santos Laguna. Angulo podría ser el quinto elemento nacional en ese club.

¿Volverá a su nivel?

La inrrupción de Angulo entre 2015 y 2016 fue destacada con Independiente del Valle. Fue uno de los baluartes para el subcampeonato de América en 2016.

En 2017 jugó sus últimos partidos a nivel profesional, antes de que se alargue su suspensión por doping. Es decir, lleva dos años y medio sin actividad.

Según Carlos Tenorio, exdelantero nacional, Angulo tiene edad para poder regresar a su nivel. “No todos tienen otra oportunidad y ahora tiene la chance de cambiar las cosas. Se debe trabajar en la parte mental y disciplinaria”, analizó el “Demoledor”.  

En ese aspecto coincidió Fabián Paz y Miño, otro exatacante y goleador con El Nacional en los 70 y 80. “Tanto tiempo perjudica, pero si ha cambiado y está bien orientado, yo diría que volverá a buen nivel. Es joven”, argumentó el “Flaco”.

Xolos pronto definirá a su DT y se conocerá si el “Tin” se mantiene en ese club. El 24 de julio arrancará la temporada y podría significar un nuevo comienzo en el fútbol para Angulo; una segunda oportunidad en la vida. (I)

Angulo jugó su último partido profesional en diciembre de 2017, antes de que su sanción aumente
Archivo:ET
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:

Contenido externo patrocinado