Belle Gunnes habría asesinado 40 hombres, a 5 de sus hijos y una adoptada

La ‘Viuda Negra’ mató a 2 esposos y 9 pretendientes

- 17 de julio de 2015 - 00:00

Belle Gunnes habría asesinado 40 hombres, a 5 de sus hijos y una adoptada

El 28 de abril de 1908, un incendio que destruyó la residencia ‘La Porte’, en Indiana, Estados Unidos, reveló no solo la supuesta muerte de 5 niños y de su madre Belle Gunnes, sino que propició el hallazgo de cerca de 40 cadáveres en los alrededores.

Dos de esos cuerpos resultaron ser de exesposos de Gunnes y otros 9 pretendientes que desaparecieron luego de visitar la residencia de la mujer, cuyo cadáver incinerado no tenía cabeza, la cual jamás fue encontrada, lo que alimentó la leyenda de que fue una coartada de Gunnes para desaparecer con una fortuna que amasó a costa de los hombres que posiblemente asesinó sin dejar huella y que en realidad huyó con algún amante.

Incluso algunas dudas surgieron rápidamente a raíz de que varios vecinos y amigos afirmaron que el cuerpo de la mujer decapitada no correspondía con la morfología de la granjera.

Estas declaraciones fueron confirmadas por la autopsia del cadáver que demostró que la mujer en cuestión había fallecido por envenenamiento con estricnina.

Las autoridades concluyeron entonces, que el cuerpo descubierto en la granja incendiada no correspondía a la fémina, pero una prótesis dental identificada como de Belle Gunnes entre las cenizas de la casa, condujo al sheriff a declarar que la granjera murió en el incendio.

Sin embargo, surgió una serie de comentarios y especulaciones en la comarca que apuntaban a que Gunnes, bautizada como la ‘Viuda Negra de Indiana’, no murió en el flagelo.

El inicio de la ‘Viuda Negra’

Bella Poulsdatter nació en 1859 en Trondhjeim, Noruega. A los 24 años decidió seguir los pasos de su hermana y emigró a Estados Unidos.

Llegó a Chicago donde conoció a su primer marido, Mads Sorenson, y como no pudieron concebir hijos adoptaron 3 niñas: Jennie, Myrtle y Lucy.

Belle era una mujer que no hablaba mucho con los vecinos y era discreta, por eso causó pesar en el vecindario cuando la casa en la que residían y su pequeño negocio se quemaron en un incendio.

Sin embargo, la tienda, que solo ocasionaba pérdidas, proporcionó una buena ganancia cuando se cobró el seguro.

En 1900 murió Mads, supuestamente, por un ataque cardiaco, indicaba el certificado de defunción, por eso Belle cobró 2 pólizas de seguro de vida por la muerte de su esposo, de casi $ 8.000, una suma enorme en ese tiempo.

La mujer se mudó con sus hijos a La Porte, Indiana, donde compró una granja y, al poco tiempo, contrajo un nuevo matrimonio.

Su nuevo marido, Peter Gunnes, era alto y bien parecido, pero en el invierno del año 1900, la hija de Belle, Jennie, oyó a su madre gritar, corrió a su habitación en el piso superior, y encontró a su padrastro gravemente herido.

La madre, llorando, comentó que el triturador de carne de hierro se había caído en la cabeza de Peter, y murió al rato.

Emil Greening, hijo de un vecino, comenzó a salir con su hija Jennie, que se había convertido en una chica atractiva, pero la adolescente un día desapareció. Belle le dijo al joven pretendiente que la niña se fue a estudiar a la Universidad en San Francisco.

Después en la primavera de 1907 apareció Ray Lamphere, carpintero de 30 años, al que Belle contrató para que labore en la granja y con el que inició un romance.

Pero en la Navidad del mismo año apareció con un nuevo hombre que, como la mayoría de las anteriores parejas, parecía surgir de la nada. Los vecinos y, sobre todo Lamphere, se sorprendieron cuando se enteraron de que pensaban contraer matrimonio.

VIDEO

Los pobladores lo definían como “un gran sueco”. Se llamaba Andrew Helgelein, un hombre feliz, amable y simpático, que se detuvo en el banco de la ciudad para retirar la totalidad de sus fondos de otro banco en Dakota del Sur. Esa noche, Belle ordenó a Ray Lamphere que se vaya de la granja y se marchó llenó de ira.

Una semana después, Helgelein desapareció. Belle lloró y se desahogó con sus vecinos diciéndoles que no sabía cuándo iba a aprender: “¿Qué hago mal para que todos estos hombres se aprovechen de mí?”.

Hubo una época tranquila en la vida de Belle, pero pronto el celoso amante Lamphere comenzó a amenazarla, lo que la obligó a denunciarlo. Fue detenido una y otra vez, pero Lamphere seguía acosándola.

El 27 de abril de 1908, Belle visitó un abogado para hacer su testamento. Le dijo al abogado que ella temía que Lamphere terminara con su vida y, en concreto, creía que podía una noche quemar su casa.

Decidió dejar sus propiedades a sus hijos o, en caso de su muerte, al orfanato Orphan’s Home, días después la propiedad se consumió totalmente en el incendio con la familia adentro.

Las sospechas recayeron sobre Lamphere que fue sindicado pero murió un año más tarde en prisión víctima de la tuberculosis.

Un mes después de que ocurriera el incendio, el hermano de Andrew Helgelein, intrigado por su desaparición, insistió en revisar la propiedad, lo cual desembocó en el descubrimiento de 40 cadáveres en las tierras circundantes.

Según las indagaciones policiales todo apuntaba a Belle como la posible causante de 49 crímenes entre 1896 y 1908, entre ellos los de sus 6 hijos, porque sospecharon que el incendio en el que perecieron pudo haber sido provocado por la mujer, además de 2 maridos, 30 obreros y una decena de pretendientes.

Las motivaciones de los asesinatos podrían haberse ligado a intereses financieros, como pensiones del gobierno, beneficios derivados de seguros de vida de los fallecidos, y apoderamiento de los ahorros de las víctimas.

Belle se convirtió en una leyenda durante años, decenas de personas que la conocieron afirmaron haberla visto en las ciudades de San Francisco, Chicago, Nueva York y Los Ángeles, pues nunca se llegó a demostrar que el cuerpo calcinado y decapitado pertenecía a Belle.

En 1931 una anciana, conocida como Esther Carlson, fue detenida en Los Ángeles por envenenar a un hombre para conseguir su dinero, 2 personas que conocían a Belle sostuvieron que se trataba sin duda de ella, pero eso no se comprobó y esta mujer falleció mientras esperaba el juicio. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP