Unase desarticuló bandas que operaban desde las cárceles de Quito y Guayaquil para extorsionar

- 08 de septiembre de 2020 - 11:57
Agentes de la Unase durante los operativos contra la extorsión.
Cortesía

La detención de 18 ciudadanos (13 hombres y 5 mujeres); 24 armas Incautadas (11 armas de fuego y 13 armas blancas) y dos casos de extorsión resueltos fueron los resultados de las labores ejecutadas por la Unidad de Antisecuestro y Extorsión (Unase) de la Policía Nacional.

En rueda de prensa ofrecida este martes 8 de septiembre, las autoridades dieron detalles de los operativos.

El primero, denominado "Alcatraz II", se ejecutó el jueves 3 de septiembre, en el Centro de Detención Provisional “El Inca”, en Quito. Tras investigaciones preliminares se identificó un presunto caso de extorsión.

Manuel V., servidor público, denunció el hecho. Informó que recibió llamadas telefónicas de presuntos servidores policiales que aseguraron tener cautivo a su sobrino y le exigieron dinero para liberarlo.

A través de cotejamiento de llamadas, la Unase detuvo a los ciudadanos Mauricio M. (antecedentes de robo y tráfico de drogas; Noé M. (antecedentes de homicidio simple). Y a los colombianos José S. y Kevin P., ambos con detenciones por tráfico de drogas.

En su poder se encontraron siete teléfonos celulares, 13 armas corto punzante, 12 pipas artesanales, 18 adaptadores de celulares, 8 cables de cargadores, 1 balanza digital con su respectivo cargador, 1 reloj.

screenshot_20200908_115528

Además se encontraron 23 cigarrillos, una batería de celular y un dispositivo flash memory y dinero en efectivo.

Los individuos se encuentran con prisión preventiva y se abrió una investigación previa.

El segundo operativo, denominado "Nemesis 8", también se ejecutó el jueves 3 de septiembre cuando fueron detenidos 12 ciudadanos por presunta asociación ilícita y extorsión.

La intervención se ejecutó en los cantones de Guayaquil (Guayas), Manta (Manabí) y Milagro (Guayas). Ocho viviendas fueron allanadas en donde se encontraban algunos de los integrantes de una organización delictiva dedicada a la extorsión a través de llamadas telefónicas.

La modalidad es similar a la del primer caso. Los extorsionadores hacían llamadas desde el Centro de Privación de Libertad Regional Guayas, simulando ser servidores policiales y exigían dinero a sus víctimas.

Una vez puesto a órdenes de la Autoridad Competente en la Unidad Judicial Penal en Delitos Flagrantes de Guayaquil, dictaminó prisión preventiva en contra de los ciudadanos por el delito de Delincuencia Organizada. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP