Ecuador, 28 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Una anciana desahuciada de su vivienda se encadena en el Banco de España

Una anciana desahuciada de su vivienda se encadena en el Banco de España
30 de abril de 2012 - 08:49

Una anciana de 76 años desahuciada de su vivienda se encadenó este lunes a las puertas del Banco de España, en Madrid, para pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, atienda a "las injusticias" que tanto ella como muchos españoles están sufriendo.

La mujer, Ángeles Belmonte, fue desahuciada hace cinco meses de su vivienda en el municipio de Níjar, en la región meridional de Andalucía, tras avalar una deuda de uno de sus hijos.

Belmonte y otro de sus hijos, Miguel Ángel Navarro, de 55 años, permanecieron encadenados cerca de dos horas a las puertas del Banco de España hasta que los agentes de la Guardia Civil les pusieron una denuncia por "infracción", bajo amenaza de detenerles si no abandonaban la protesta, por lo que se ataron a unos metros del edificio.

La anciana dijo que no iba a poder abonar esta nueva multa, porque no tiene "ni para pagar el pan", y adeuda ya otros 90 euros por dos denuncias que la impusieron por encadenarse a la barandilla de una sucursal bancaria.

La mujer cobra una pensión mínima de viudedad, tiene tres hijos sin trabajo y ocho nietos a los que destina todo su dinero.

La anciana dijo  que va a luchar "hasta morir" y que espera que "alguien" les ayude a solucionar su problema, mientras que se encuentra de "okupa" en su propia casa.

Su hijo Miguel, conocido en los medios de comunicación españoles como el "camionero sin camión", ha protagonizado varias acciones llamativas como quedarse en pañales ante los Juzgados en protesta por el impago de los pagarés de una empresa para la que trabajaba, lo que le ha llevado a perder su vehículo de trabajo y, próximamente, si nadie lo impide, su vivienda.

La grave crisis económica que atraviesa España, con un desempleo que afecta ya a 5.639.500 personas, el 24,44 % de la población activa, ha disparado el número de desahucios.

Contenido externo patrocinado