Cardenales inician largo proceso para elegir al Papa

02 de marzo de 2013 00:00

Ciudad del Vaticano.-

Con Benedicto XVI ya retirado oficialmente del papado, los cardenales   comenzaron ayer el proceso complejo, críptico e incierto para escoger al próximo dirigente de la Iglesia católica, la más grande del mundo con 1.200 millones de fieles.

Así el Vaticano convocó a los cardenales, el próximo 4 de marzo, a la primera reunión preparatoria del cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, informó Angelo Sodano, cardenal decano.

Sodano llamó por carta a los purpurados del mundo para que se dirijan a Roma, aunque en la ciudad ya se encuentran 144 de los 207 que conforman el Colegio Cardenalicio, tras fallecer en los últimos días dos cardenales octogenarios.

Los electores son 117, que tienen menos de 80 años, aunque dos, uno por enfermedad y otro acusado de “actos impropios”, han anunciado que no participarán en el cónclave.

La primera congregación de cardenales se celebrará el próximo lunes a las 09:30 hora de Roma (08:30 GMT), en el Aula Nueva del Sínodo, que se encuentra en el complejo del Aula Pablo VI, lugar de las audiencias públicas del Papa durante el invierno y los días de lluvia.

El jesuita Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, advirtió que ese día no se conocerá la fecha del cónclave, pero la prensa italiana especula que podría empezar la semana del 11 de marzo, una vez que lleguen los cardenales a Roma, con el objetivo de nombrar al nuevo Sumo Pontífice para la Pascua, la fiesta más importante del calendario católico.

La normativa vaticana establece que el cónclave debe comenzar entre 15 y 20 días después del inicio de la sede vacante, con el objetivo de permitir a los cardenales del mundo acudir a Roma. Pero Benedicto XVI publicó un motu proprio que mantenía esas fechas pero abría la puerta a anticiparlo.

Durante las reuniones previas los miembros del colegio de cardenales, electores y no electores, discutirán cuáles serán las cualidades del nuevo padre de la Iglesia católica para enfrentar los retos y los problemas que han ocurrido en los últimos tiempos.

Entre los temas que se evaluarán serán la pedofilia de algunos miembros del clero, el encubrimiento de escándalos sexuales, así como el contenido de los famosos “Vatileaks” o documentos secretos del Vaticano que Benedicto XVI entregará a su sucesor.

“Las conversaciones que tendremos en las congregaciones serán   importantes para la preparación intelectual! para escoger un papa, indicó el cardenal de Boston, Sean O’Malley, que añadió que los electores ya se   preparan  espiritualmente mediante intensas oraciones.

O’Malley ha sido mencionado  como un posible candidato, pero entre los nombres más sonados para convertirse en el sucesor de Pedro se encuentran el italiano Angelo Scola, el canadiense Marc Ouellet, el austriaco Christoph Schönborn, el húngaro Peter Erdö, el brasileño Odilo Scherer, el ghanés Peter Turkson y el filipino Luis Antonio Tagle.

Cabe mencionar que el cónclave es la elección más secreta del mundo porque no hay candidatos declarados, ni se realizan campañas.

Benedicto XVI, quien concluyó el jueves un papado difícil que duró ocho años y que ha prometido obediencia incondicional a su sucesor, pasó ayer su primer día como papa emérito en la residencia de Castel Gandolfo, cuyas puertas ayer estaban cerradas, mientras que en la plaza que da a la residencia papal la vida transcurría con normalidad.

“El papa durmió bien, vio algunas noticias y apreció la cobertura informativa de su renuncia. Luego escuchó música e hizo su habitual paseo vespertino de descanso y oración”, explicó Lombardi.

Benedicto XVI vive temporalmente en Castelgandolfo después se instalará en un antiguo convento dentro del Vaticano.

Contenido externo patrocinado