Ecuador, 19 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

María Paula Romo: El poder es efímero; antes que ministra soy ciudadana

En entrevista con TC Televisión, este domingo 16 de agosto, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, dio detalles del trabajo que realiza a través de la cartera que preside, anunció el lanzamiento de la app "Así Ecuador" para ubicar a las personas que han dado positivo con covid-19, de modo que tomen las debidas precauciones -sin necesidad de revelar su identidad- y habló también sobre lo que hará cuando termine sus funciones en este Gobierno. 

¿Acostumbra a buscar espacios de tranquilidad durante la semana, que supongo no serán muchos, sola, relajándose? 

No son muchos, los días son largos y todo el tiempo muy atrapados por los temas de la coyuntura. No es un Ministerio fácil el que tengo a cargo ni ha sido una época fácil la que nos ha tocado desde todo punto de vista, desde lo político, desde lo económico, el tema de la pandemia, las tensiones que existen en el país. No ha sido una época fácil, de modo que no son muchos mis momentos tranquilos. 

Muchos encuentran su cable a tierra en una actividad, en su caso, ¿cuál sería Ministra para ponerle pausa al día a día, al trabajo, a la rutina? ¿Por dónde va su cable a tierra, esa paz, ese sosiego que todos necesitamos para recargar energía y que nuestra salud no se afecte? 

Yo creo que mi cable a tierra es la familia, el conversar, el saber que están bien, el poder comunicarme. A veces no tengo tiempo ni para eso. Habitualmente, antes del Ministerio mi momento de tranquilidad, de pensar y de salir un poco de las urgencias, era leer. Ahora no tengo mucho tiempo para leer porque el teléfono suena cada cinco minutos, cada diez minutos, no tengo muchos ratos de tranquilidad, de hecho, en los momentos con la familia muchas veces estoy sentada y con audífonos puestos para estar atenta de lo que tenía pendiente. 

Entonces no está tan desconectada en el día a día. ¿No se puede? 

No se puede y yo no puedo. No sé si sea una característica para cualquiera en mi situación, pero no es fácil, estamos en una época compleja y es un Ministerio de muchísima responsabilidad. 

Evidentemente, las protestas de octubre pasado y la pandemia aún presente reviste (sic) no solamente al ministro de Gobierno, ministra de Gobierno, sino a los funcionarios de gobierno, de un Estado, de gobiernos locales, de un poder adicional que jamás se hubiese pensado tenían, para seguir, a pesar de eso, lidiando con los otros problemas. 

Así es porque no se reemplazan, no es que vamos a enfocarnos en los problemas de violencia social y se suspenden los otros problemas. A más de 120 días desde que empezamos con las políticas y medidas especiales por la pandemia no se suspenden los otros problemas, de hecho se agravan. Mientras tenemos la obligación de mitigar, de trabajar, de contener el contagio de covid, mientras se toman esas medidas, los otros problemas se agravan: sociales, económicos, incluso psicológicos de la población.

Vemos delitos que no habíamos visto, comportamientos que no habíamos visto. Un estado de sensibilidad, de todas las sensaciones exacerbadas. Yo creo que eso es parte de lo que estamos viviendo, además a nivel mundial, porque es una crisis sin precedentes. Y decía usted, da un gran poder a un funcionario, pero yo diría da una gran responsabilidad también de cosas muy complicadas. Y antes de octubre, la minería ilegal; antes de eso, las tensiones políticas en un Gobierno que tampoco la ha tenido fácil. Yo siempre recalco eso.

El Presidente escogió el camino cuesta arriba y yo creo que eso también hace tan valioso este periodo. El tomar responsabilidades y problemas adicionales que talvez pudo haber obviado pero que no era lo correcto. 

¿Cuánto escucha la Ministra de Gobierno lo que dice el Presidente de alguna acción a ejecutarse o es de tomar decisiones con lo que él percibe se debe hacer? 

El Presidente escucha mucho a todos. Escucha a los ministros, escucha lo que la gente opina, escucha la preocupación que pueda tener quien trabaja junto al Presidente; escucha cuando alguien le dice algo en la calle, cuando ve los medios de comunicación, las posturas más críticas, las menos críticas. El Presidente escucha mucho, pero cuando decide, decide, y decide él. Pero es una persona que escucha y que considera y respeta las opiniones ajenas. 

¿Usted que está en su círculo más cercano permite que todas esas voces fluyan, se acerquen, se diversifiquen, que tenga una visión más amplia de país? 

Sí, no siempre es fácil, pero al menos procuro. Uno empieza a ver las cosas desde un lugar en particular, desde una posición, pero yo procuro siempre pensar un poco más allá. Además, los cargos, la tarea, la responsabilidad del funcionario público es siempre temporal, circunstancial, y yo antes que Ministra de Gobierno soy ciudadana, soy la que siempre he sido, la que ha defendido lo que ha defendido y voy a seguirlo defendiendo luego.

Y probablemente lo que sí es distinto es la mirada que este lugar me da. El lugar en el que estoy es de mucha responsabilidad, pero es también la primera fila para mirar la miseria, la miseria humana, para mirar el dolor, para mirar el delito, para mirar los casos más atroces, para mirar el comportamiento de la gente, pero también para mirar cosas extraordinarias: gente que de verdad se pone la camiseta, que todos los días trabaja, que se sacrifica, que tiene una vocación, que arriesga la vida por los otros. Es un lugar privilegiado, la primera fila para ver cosas que talvez no todo el mundo ve. 

¿Quién o qué provoca que su vida se convierta en la política, que desde chica aspire a hacer algo o alguien, o trabajar en un gobierno, trabajar en un partido, gestar un cambio, participar en alguno de ellos y luego conocer el sistema político para que se convierta en lo que es ahora? ¿Hay alguien o algo que lo provocó? 

Desde que tengo uso de razón he tenido un gran interés por la política. Mi familia es de médicos, no es una familia de políticos, es una familia más bien que no está muy cercana a la política. Yo viví en Loja, me eduqué en Loja. Mi abuelo materno, que era el que vivía en Loja, es un médico también, sus hijos son casi todos médicos, mi madre, mis hermanos.

Yo siempre digo que soy la oveja negra de la familia, pero me llama la atención la política, los temas públicos, desde que tengo uso de razón, desde muy niña. Y yo creo que básicamente dos cosas (me vincularon con la política): no soporto las injusticias, no puedo ver que pase algo que no me parezca correcto sin intervenir. Creo que eso, todavía hoy, me cuesta muchos dolores de cabeza porque cuando pasa algo intervengo, aun en cosas que no son de mi responsabilidad, aun en cosas que son terriblemente desgastantes y duras, pero si hay algo en lo que yo puedo ayudar voy a estar ahí.

Creo que la otra cosa que me ha movido siempre a ser política es que como ciudadana no me parece bien que todo se decida sin nuestra participación, que las decisiones sobre la vida de cada uno se tomen sin que uno opine y eso además como mujer, porque además la vida de las mujeres está más controlada que las otras vidas y eso ha sido siempre también una motivación para mí. 

La vida política universitaria, la vida política colegial y ya la vida política en el ámbito público han estado sostenidas por sus orígenes y sus inicios de su primera agrupación, Ruptura de los 25. ¿Es ahí donde se gesta esta María Paula Romo con su equipo o ya no se ve muy parecida a eso que ocurrió años atrás? 

Sí, me veo muy parecida, creo que también eso es un cable a tierra para mí, para nosotros, porque yo sigo siendo cercana y siento mucho cariño, mucho respeto por mis compañeros de la política, incluso algunos no hacen política más, algunos no están de acuerdo con el Gobierno, otros no mucho, pero sigo teniendo un gran cariño y un gran respeto por esos compañeros y esos amigos.

Es un cable a tierra recordar lo que en primer lugar nos motivó a hacer política, que es transformar la realidad y también es un cable a tierra algo que nos marcó  siempre y es no a cualquier precio. Eso es algo que todavía para mí, para nosotros, es un cable a tierra. Hay cosas que simplemente no son correctas, que no se hacen. El fin no justifica los medios, cada uno de los actos y cada decisión tiene que valer la pena y es lo que trato de hacer. 

Vamos a hablar de algunas implementaciones que se están haciendo en estos momentos de pandemia en los que de alguna forma la gente se está habituando a estos comportamientos de un lado sí, de un lado menos, pero hay herramientas que están facilitando que la lucha, la batalla, la convivencia se lleven de mejor manera porque con esto vamos  a estar  durante un buen tiempo. Háblenos de este aplicativo que ya está listo para que se utilice. 

Sí, yo creo que lo que viene ahora con el covid es un desafío doble; por un lado adaptarnos a una nueva vida y por otro lado proteger a quienes se van a ver más afectados, aun en las condiciones básicas de supervivencia. El mundo cambió por completo, hoy el mundo no es el mundo de diciembre del año pasado. El  mundo entero, el Ecuador cambió por completo. 

Creo que nuestras prioridades como personas, como familia, como país, la forma como vemos las cosas, lo que resulta importante y lo que no es tan importante y, por supuesto, esto tiene unas implicaciones en términos de pobreza, de hambre. Los resultados de la pandemia van a ser durísimos para las mujeres. Quedarse en casa es una buena medida contra el virus, el encerrarse en sus casas, pero es el lugar de la violencia para muchas mujeres y niños en el país.

En cuanto al trabajo, porque uno puede decir que no vamos a tener clases nunca más en la escuela, ¿qué pasa con las mujeres cuando los niños ya no tienen centros de desarrollo infantil o no están en las escuelas? Probablemente muchas mujeres que estaban en el mercado laboral van a tener que dejarlo para hacerse cargo porque esa es la distribución, entre comillas, natural del trabajo.

Entonces los efectos de la pandemia me parece que aún no los hemos valorado lo suficiente y vamos a tener que adaptarnos y, en efecto, la tecnología nos tiene que ayudar a adaptarnos a estas nuevas formas de vida. Estamos trabajando, y cuando digo estamos digo el Gobierno, la sociedad civil, la empresa privada, los organismos multilaterales para aprovechar al máximo esas oportunidades de adaptación.

El Ministerio de Turismo está trabajando para capacitar a las empresas medianas, pequeñas, a todas las iniciativas para usar el internet y poder hacer mejores negocios. El Ministerio de Inclusión Económica y Social está entregando tablets a las familias de los niños que antes iban a los Centros de Desarrollo Infantil para ayudar a las familias, a las madres, en temas de nutrición, de estimulación temprana, para estar conectados.

El Ministerio de Educación está desarrollando sus programas para quedarse en casa. Hay todo un despliegue con responsabilidad y necesitamos corresponsabilidad para evitar los contagios. Eso es quizá de lo que menos se ha dado cuenta el ciudadano, que el cambio implica la corresponsabilidad, que no está en juego su salud sino la de su entorno inmediato y el de toda una ciudad... Y que tampoco es responsabilidad del Gobierno. No le puedo decir al Gobierno: "ustedes oblíguenme a cuidarme, el Gobierno es el que tiene que hacerse cargo". Con policías, militares y multas no vamos a contener la pandemia, eso es imposible.

Controlar es parte del Gobierno, y lo vamos a seguir haciendo, pero hay una gran parte que tiene que ver con el comportamiento y con esta idea de que dependo del otro. Nunca tan literal mi vida está en las manos de los otros porque si el otro se lava las manos y se pone alcohol mis posibilidades de estar sana son más altas.

Si yo me lavo las manos y me pongo alcohol voy a cuidar a la comunidad en la que vivo, literalmente, entonces eso es parte de aquello en lo que estamos trabajando. Esta app esta que se llama Así, que se encuentra como "Así Ecuador" se puede descargar para Android, se puede descargar para Iphone. Ya esta lista, esta semana vamos a hacer su lanzamiento, su presentación.



¿Ya se puede descargar ahora? 

Sí, se puede descargar ahora mismo. Se puede buscar como app "Así", es gratuita, no consume megas, ocupa muy poquita memoria en cualquier teléfono y no se basa en el control del Gobierno sino en ser corresponsable, en ser solidario, en preocuparme por el otro. ¿En qué consiste? La app activa, yo tengo que hacerlo, pero mi bluetooth, y los teléfonos se comunican a través de la señal de bluetooth, no tengo que saber quién es la otra persona, no tengo que autorizar,  no es intrusivo, no tengo que autorizar el ingreso de nadie al teléfono y el teléfono guarda en su memoria todos los códigos de quienes han estado a mi alrededor a menos de dos metros durante más de cinco minutos durante los últimos 15 días. 

Por ejemplo, aquí, en esta entrevista, yo puedo no conocer el nombre de quienes están tras cámara, pero si hemos estado a menos de dos metros, estamos hablando sin mascarilla y yo me hago una prueba de covid PCR y doy positivo, si todos tenemos prendidas nuestras aplicaciones cuando estamos en contacto, cuando estamos en movimiento, yo reporto en la aplicación que di positivo y todos los teléfonos que han estado alrededor van a recibir una alerta de que una persona acaba de dar positivo, no necesariamente quién es ni dónde estuvo ni qué día. 

¿Aunque esos teléfonos no tengan descargada la aplicación?

No, deben tenerla, es fundamental entonces que debamos descargarla masivamente.  La primera tarea es que todos la tengamos y tratemos de animar quienes ya la tenemos a las otras personas. Estamos trabajando con la empresa privada, así que probablemente la próxima semana se activarán promociones, descuentos, para quienes tengan la aplicación. 

¿Qué información le llega a las autoridades de Salud, a las autoridades de gobiernos locales o inmediatas para saber qué comportamientos registra y tener un dato estadístico, una asistencia o solamente es información personal que yo tengo que manejar como preventiva? 

Nosotros solo vamos a saber el número de descargas. Hoy con los planes piloto que hemos empezado ya, tenemos más o menos 30.000 descargas, eso es lo único que va a saber el Gobierno. El Gobierno no va a saber ni quién es, ni dónde está, ni en qué teléfono se descargó. El Gobierno solamente va a saber cuántas veces se descargó la aplicación, el resto es un mecanismo de ayuda, de solidaridad, de cooperación, de colaboración.

Esta app se ha desarrollado con el apoyo de la empresa privada aquí también. Con el apoyo del BID LAB y de la Unión Europea. Se estrenó en Alemania hace pocos días. Este desarrollo lo vamos a compartir con los otros países y facilitar también el intercambio.

Si es que yo me voy a Bogotá, a Lima, a Piura, a Pasto, y en ese país, en esos lugares, las personas tienen también descargada la aplicación, si da positivo alguien que no conozco y que probablemente no voy a ver y que está en otro país, pero que en algún momento yo me crucé con esta persona también voy a poder saberlo. Así que el presidente Moreno lo comentó ya con los presidentes de otros países, y, a través de BID LAB y de la cooperación de la Unión Europea es probable que esta se convierta en la aplicación para la región. 

¿Se siente poderosa como Ministra de Gobierno? 

No, me siento con un montón de responsabilidad y a veces impotente frente a la cantidad de problemas que hay. 

¿Qué va a pasar con María Paula Romo cuando ya no esté en el poder, qué le gustaría hacer? 

Me gustaría descansar un poco, leer, escribir, regresar a dar clases, esa es una de las actividades que más disfruto. 

¿Cómo cree que se sentirá sin poder? 

Insisto en que a veces siento más impotencia que poder, creo que voy a descansar, voy a tener distancia para mirar las cosas, y voy a asimilar una época de gran aprendizaje también.

¿Seguirá en la  política? 

No estoy segura.

¿Buscará alguna candidatura para la Presidencia de la República? 

No estoy segura ni ahora ni en adelante en el tema político y en una candidatura. 

Es decir lo pensó, lo consideró antes y ahora cambió de parecer... 

Sí, para todo político una candidatura nacional siempre es una aspiración, pero la verdad es que esta época sí a uno le hace reconsiderar, sí le hace a uno pensar hasta dónde, hasta cuándo y ha sido una época de mucho desgaste, de mucho trabajo. También lo que decía hace rato, de esta primera fila para mirar cosas buenas y malas. Yo espero que lo que venga luego sea un descanso antes de volver a pensar en cualquier tema político. (I) 

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Social media