En la ciudad de Cuenca…

- 03 de noviembre de 2020 - 08:25
Archvio/Andes

En la ciudad de Cuenca a quince de Noviembre de mil ochocientos veinte, primero de su Independencia. Los señores Diputados así de las Corporaciones de esta ciudad como de todos los Pueblos de esta Provincia que abajo suscribirán…Hallándose reunidos en las casas que habita el Excmo. Sr. General Jefe Político y Militar de esta Provincia libre a efecto de sancionar el Plan de Gobierno que deba adoptarse, según el sistema de independencia que ha proclamado, sancionaron varios puntos interesantes, quedando establecidos por Ley Fundamental, los artículos siguientes…”.

Y es que Cuenca se apresta a celebrar el Bicentenario de su independencia, hecho que se dio un 3 de noviembre de 1820 concluyendo con la expedición de la Constitución de Cuenca el 15 de noviembre y por ello el título de esta columna hace alusión al encabezado de ese documento con el que Santa Ana de las Aguas de Cuenca sella el movimiento emancipador; gesto libertario que habría de durar pocos días, puesto que el 20 de diciembre de 1820 las fuerzas patrióticas fueron derrotadas por las tropas españolas, quedando bajo el yugo, hasta el 21 de febrero de 1822, fecha en la que Sucre y Santacruz liberan definitivamente a Cuenca.

A los eventos de la historia se los puede alabar, criticar o reescribir. La historiografía oficial nos ha desmemoriado consciente o inconscientemente. Por ejemplo, nos han hecho olvidar que el 30 de septiembre de 1920, el Cabildo Cuencano resolvió “colocar una lápida conmemorativa en la casa del doctor José Peralta, en honor de los Próceres, por cuanto dicha casa fue el sitio donde se reunieron los patriotas, el quince de noviembre de mil ochocientos veinte, para dictar la Constitución Política de Cuenca”.

Hurgando las páginas de la historia escrita por los verdaderos actores sociales, y no aquella confeccionada al calor de ciertos prejuicios, nos encontramos con este hecho de mucha trascendencia en la vida de Cuenca. Así mismo nos quitaron de la memoria a aquellos seres humanos que firmaron la partida de nacimiento de la República de Cuenca. También podemos afirmar que nos hicieron olvidar de Susana Bobadilla, una mujer de a pie, quien proveyó de raciones de pan a las tropas y hospitales, al fiado, por lo que el Cabildo ordenó que el nombre de la patriota Susana Bobadilla se fije en carteles en los lugares públicos de la ciudad.

Y por ello es que a propósito de esta celebración el Municipio de Cuenca nos debe llevar a recuperar la memoria histórica, rindiendo homenaje a esos seres humanos que fraguaron la libertad del pueblo de Cuenca hace dos cientos años y han permanecido en una zona de sombras como nuestra Panadera de la República y todos aquellos que participaron del movimiento emancipador como los que firmaron la Ley Fundamental de Cuenca colocando sendas placas para perpetuar en el bronce esos nombres, Y en lo más temprano a Celiano Monje Navarrete, historiador ambateño quien descubrió la acta de independencia de Cuenca y nos entregó en el año de 1915. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP