El “Cascaronazo” no se frenó con la lluvia

10 de febrero de 2013 00:00

La llovizna fue uno de los ingredientes que acompañó el desfile del “Cascaronazo” 2013 que se realizó ayer en Machachi, en el cantón Mejía, al sur de Quito. Más de 1.500 bailarines participaron de la festividad. Varios artistas populares, como el grupo La Vagancia, cantaron desde plataformas móviles. Pese al mal tiempo, los ciudadanos gozaron del evento que duró dos horas.

El desfile, que se realiza cada carnaval en Machachi, inició una hora después. La constante y breve lluvia y frío intenso fueron motivos para que los bailarines, artistas, autoridades, machacheños, visitantes y carnavaleros buscaran protegerse.

Ir a galería fotográfica

Quienes se arriesgaron a salir fueron los vendedores de paraguas, plásticos y cariocas. También los policías asignados para resguardar la seguridad, quienes  recorrieron varias veces la avenida principal por donde pasaría el desfile.

Agotados de esperar ingresaron a un restaurante y mientras desayunaban recordaban que el año anterior les tocó trabajar en la población aledaña   Amaguaña, pero que en esa época no hizo tanto frío. “Te acuerdas que hasta nos mojaron con baldes”, le decía un oficial a otro, mientras le rememoraba la suerte que tuvieron al estar en la misma provincia que habitan sus familias.

A las 10:00, pese a la lluvia y al frío, los bailarines, carros alegóricos y autoridades -con paraguas en mano- se impusieron ante el mal tiempo y al ritmo de la canción “A la voz del carnaval” empezaron a bailar.

El desfile lo abrieron las autoridades con las braceras: mallas metálicas de dos metros de largo forradas con perlas coloridas e imágenes de santos, de las que se desprendía una ráfaga de fuego. “Es para purificar el ambiente y ahuyentar los malos espíritus”, dijo Fernando Jácome, concejal de Mejía “Hasta la lluvia se está yendo”, añadió.

Tras de ellos los carros alegóricos, acompañados de las melodías tropicales y sanjuanitos a alto volumen, motivaron a los bailarines que entraran en calor y armaran la fiesta que estuvo matizada por la guerra de la espuma de carnaval.

“Con mi flauta y mi guitarra, suenan estas coplas que vienen de San Pedro. Bailadito, saltadito, San pedrito, así”, cantó el grupo San Pedrinos que viajaron desde Tabacundo para participar en el concurso de danzantes, que formaba parte del desfile “Cascaronazo”.

Colegios, escuelas, cooperativas, instituciones privadas y públicas del cantón y de las zonas aledañas participaron en el desfile. Los artistas cantaron desde plataformas móviles y pusieron a bailar a los asistentes. Los danzantes fueron los blancos perfectos para ser bañados con la espuma de carnaval. Los jóvenes pusieron más ambiente a la fría mañana y armaron tremendas guerras de espuma. Así se vivió y bailó el “Cascaronazo” en Machachi.

Contenido externo patrocinado