54 lavanderías de jeans y otras empresas solicitan un Parque Industrial en Pelileo

09 de julio de 2014 00:00

Detrás del glamour, los diseños y el lucrativo comercio que implica la manufactura y exhibición de ropa en Pelileo, se esconde un problema ambiental y de desorden empresarial que debe resolverse en el menor tiempo posible.

Así lo entienden los funcionarios de la Municipalidad local y es por eso que se realizaron los estudios de prefactibilidad para construir el Parque Industrial, una ciudad empresarial en la que no solo se instalarán las 54 lavanderías registradas. Allá llegarán los talleres que elaboran muebles, avícolas, metalmecánica, entre otras.

Según Marcelo Aguiar, director del departamento de Planificación del Cabildo, este proyecto requerirá de una expropiación de por lo menos 58 hectáreas de terreno.

La posible ubicación de la propiedad será en la zona de la exCoca Cola, vía a la parroquia Benítez. “Esta es una obra prioritaria para el cantón. Allí se concentrarían todas estas actividades que laborarían con moderna tecnología que evite el impacto ambiental y contaminación del río Pachanlica”, dijo.

A pesar de esto, el mayor inconveniente que enfrenta la Municipalidad es la falta de recursos económicos. Se estima que solo en la expropiación de los terrenos necesarios para edificar esta obra se invertirían entre $ 3 y 5 millones, casi el presupuesto anual de este Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD).

Es por eso que se están buscando financiamiento, alianzas estratégicas, acuerdos e ingresos. “Una vez que tengamos el terreno pondremos en marcha el diseño que ya lo tenemos trazado. En todo caso, este proyecto no se quedará en el papel, pues es necesario para el desarrollo de las actividades cantonales”, aseguró el funcionario.

La Senescyt está interesada

La Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) envió una solicitud oficial el Municipio.

En esta le pide en donación 5 hectáreas dentro del futuro Parque Industrial de Pelileo, para construir un colegio técnico superior.

En el centro educativo, se capacitará a los profesionales que reforzarán las actividades económicas cantonales, dentro del proceso de cambio de matriz productiva.

Según los cálculos de varios departamentos municipales, el Parque Industrial ayudaría a resolver el problema de la contaminación ambiental causado por el desagüe de químicos utilizados en las empresas y que luego se vierten sin tratar en ríos, quebradas, sistema de alcantarillado, acequias y terrenos baldíos.

“Si bien el Cabildo tiene registrado un número específico de lavanderías de jeans, es un hecho que hay decenas más que por su tamaño funcionan sin ningún control en diversos barrios de la ciudad”, aseguró Nancy N., una pequeña empresaria.

Una de las lavanderías que implementó hace 4 años un sistema para limpiar el agua es Javtex, una de las más importantes de la urbe y en la que laboran más de 20 empleados. La mayoría proviene de otras provincias de la Costa y de la Sierra.

Funciona en la parroquia Pelileo Grande. Edison Bajaña, técnico del Ayuntamiento, explicó que la planta trata las aguas tinturadas del área de lavado.

“La implementamos por exigencia del Municipio. Tras el tratamiento del líquido lo expulsamos al sistema de alcantarillado. También cuidamos el agua potable, pues en el proceso de lavado y tinturado utilizamos agua de riego que proviene de La Moya. Nuestra capacidad es para 50.000 prendas mensuales, pero en esta temporada no estamos en un trabajo del 100%”, aseguró.

Los empleados de esta empresa se sienten bien de contribuir con el cuidado ambiental. Es el caso de Yolanda Rodríguez, una ibarreña que se quedó por trabajo a vivir en Pelileo.

“Trabajo en el área de manualidades, es decir, los adornos del pantalón. Un pantalón puede venderse entre $ 10 y 70. Cuidar el agua y no contaminar es vital”, concluyó.

Contenido externo patrocinado