Torres salvavidas, valor agregado para los bañistas de Manta

29 de julio de 2019 00:00

El paisaje de la playa El Murciélago, de Manta, sedujo a la quiteña Fabiana Hermosa al llegar al balneario de la urbe manabita el domingo 7 de julio de 2019.

La turista avanzó hacia el mar sin dejar de mirar el entorno. Se encontró que en la zona hay dos torres salvavidas. Se acercó a una de las torres -ubicadas frente al Malecón Escénico- y se percató de que era ocupada por tres rescatistas.

Desde ahí los salvavidas divisaban con ayuda de binoculares el estado del mar.

Fabiana dijo sentirse segura y que “ese sentimiento también tendrían que experimentarlo los bañistas, sobre todo los que llegan por primera vez y no conocen la playa”.

Ese mismo día estuvo por el lugar otro quiteño, llamado José Espín. Para él, estas torres están ubicadas en un lugar estratégico, pues facilitan la visibilidad de los rescatistas y, en caso de tener que prestar auxilio, pueden llegar más rápido hasta quienes se encuentren en problemas.

Espín no duda en establecer una comparación, pues “estos tipos de elementos se ven en playas de otras partes, como Miami”.

Pablo Banguera, dirigente de la Fundación Salvares, conformada por rescatistas locales que tienen el apoyo del Gobierno local, llegó hace 21 años a dar su contingente como guardavidas en esta playa.

En ese tiempo ya había torres para facilitar el trabajo que desempeñaba con sus compañeros. Pero las estructuras de entonces estaban construidas con otros materiales, como metal con cubierta de zinc.

Con el paso del tiempo la salinidad corroyó esas torres con las que se encontró Banguera. Ahora hay dos torres con estructuras de madera y cubiertas de duratecho. Este tipo de construcciones se observa en algunos de los nueve cantones costeros de la provincia de Manabí.

Las garitas, que tienen dos metros y medio de altura, ofrecen a los salvavidas una mejor visión de los bañistas de El Murciélago, ubicado en el suroeste de Manta. (I)

Una de las torres salvavidas está en el sur de la playa El Murciélago, de Manta. Su construcción es de madera y cubierta de duratecho.
Foto: Patricio Ramos / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:

Contenido externo patrocinado