El desprendimiento de retina

- 28 de noviembre de 2020 - 00:00
Desprendimiento de retina
Dr. Diego Almeida

La retina se separa de la parte posterior del ojo y hace que la visión sea borrosa. El desprendimiento de retina es un problema grave.

El desprendimiento de retina es uno de los problemas oftalmológicos más serios, si no es resuelto a tiempo puede causar pérdida de visión irreversible. La retina es una membrana muy delgada, está localizada en la parte interna del ojo, recibe las imágenes y las lleva al cerebro para ser interpretadas.

El desprendimiento se produce por varias causas, pero la razón principal es cuando se hace un agujero en la retina y esta se separa de la parte posterior del ojo . Los  más propensos a ese problema son las personas con miopía alta porque su retina es mucho mas débil de lo normal. También puede producirse tracción de la retina en pacientes con diabetes o hipertensión mal controlada, o pacientes que tienen problemas inflamatorios crónicos en sus ojos.

Los factores de riesgo para el desprendimiento de retina son:

  • Miopía
  • Haber tenido alguna cirugía intraocular (cirugía de catarata o de glaucoma)
  • Traumatismos oculares
  • Antecedentes familiares de desprendimientos de retina
  • Diabetes mal controlada
  • Bebés prematuros

Entre los síntomas, que indican un desprendimiento, están la presencia de las moscas flotantes, aparecen súbitamente; ver de manera repentina flashes de luz o estrellas que parpadean; la presencia de un velo o sombra que sube o baja en el campo visual.

El diagnóstico lo hace el oftalmólogo, a través de un examen en el cual se dilata la pupila, para ver dentro del ojo. Durante la examinación se puede apreciar la presencia de los agujeros y la retina desprendida. Esto es muy importante porque dictaminará la decisión del especialista para hacer la cirugía.

Existen algunas opciones para reparar el desprendimiento de retina, que  dependen de la edad del paciente, la localización de este problema, la cantidad de agujeros y el estado del cristalino. La primera opción es colocar una banda de silicón alrededor del ojo (conocida como banda escleral) para que forme un soporte externo al ojo y así la retina se pueda volver aplanar. La segunda opción es colocar una burbuja de gas dentro del ojo, que empuja la retina, se aplana de nuevo y hacer una operación de láser en los agujeros. La última opción es un procedimiento llamado vitrectomía en el cual se ingresa al ojo con instrumentos microscópicos para regresar la retina a su posición normal. 

La prevención es la mejor forma de evitar estos problemas y es muy importante acudir al oftalmólogo a la brevedad posible en caso de tener algunos de estos síntomas. Es necesario no olvidarse de ir a su médico para una valoración anual , especialmente si presenta una historia miopía y antecedentes familiares.

Medios Públicos EP