Ecuador, 18 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Todos los espacios médicos del msp cuentan con esta ayuda

Un mapa parlante facilita el trabajo del Centro de Salud de la Vicentina, en Quito

María Paucar, enfermera en Lago Agrio, conoce que en la zona que atiende existen 4 mujeres embarazadas, 2 personas con diabetes, 6 adultos mayores y 2 personas con discapacidad.

Además, sabe que en el área cercana hay una quebrada en la que se acumula basura y en ocasiones se convierte en un foco de infección para las personas. Toda esta información está colocada y visible en el mapa parlante.

Ivonne Ramos, responsable de Provisión de Servicios Distrito 17D04, la Vicentina, en Quito, explica que, en cumplimiento a lo estipulado en el Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS), se crearon los mapas parlantes, una herramienta de suma importancia para saber cuáles son las necesidades reales de atención que tienen las personas en cada sector.

En los mapas parlantes se coloca información sobre personas de la comunidad que han sido identificadas previamente y están en riesgo, aquellas que por una situación pasajera o permanente requieren algún tipo de atención específica.

Aquí se coloca a las mujeres embarazadas, adultos mayores, personas con discapacidad, con enfermedades crónicas o catastróficas, aquellas que reciben el bono Joaquín Gallegos Lara y quienes requieran cuidados paliativos.

Con esta información los equipos de atención que realizan visitas domiciliarias planifican su trabajo y atienden los requerimientos de cada persona.

Ramos comenta que en el Centro de Salud de la Vicentina el mapa parlante funciona hace 2 años. En este centro de salud se lo hace de manera digital a través de Google Earth.

Cada uno de los 4 equipos básicos de salud registran todo. “Esto es para hacer un seguimiento permanente, para que nadie se quede sin atención y para evitar complicaciones. Cabe recalcar que cuando la familia o la persona deja de ser considerada de riesgo se le quita del mapa parlante; por ejemplo, cuando una embarazada da a luz”, explica Ramos.

Pero los mapas parlantes no solo tienen registradas a las personas, sino que también consta lo que existe en la circunscripción geográfica en la que trabajan los equipos de atención, aspectos que de alguna u otra forma están relacionados con el sector salud.

En él se ven resaltados los accidentes geográficos, la vialidad, las zonas de accesibilidad a la unidad de salud, así como las instituciones públicas y privadas, tales como guarderías escuelas, colegios, universidades, instituciones de carácter político o religioso.

También se grafican los mercados, centros comerciales, fábricas, iglesias, sitios de reuniones masivas. Espacios públicos, como plazas, parques, canchas deportivas. Los mapas parlantes varían de acuerdo a su sitio: urbanos o rurales.

Por otro lado, Susana Galarza de Ponce, coordinadora de Enfermería del Centro de Salud N° 1 en el Centro Histórico de Quito, manifiesta: “Para nosotros, estos mapas han sido la base de nuestro trabajo comunitario. Nos ha servido para identificar personas, grupos y sectores de riesgo biosicosocial, ambiental y económico.

Son una herramienta básica en la planificación, ejecución, control y evaluación de las campañas de vacunación y de los monitoreos rápidos de cobertura, así como en la vigilancia epidemiológica de casos de enfermedades transmisibles. Visualización de casos de enfermedades crónicas: tuberculosos, diabéticos, hipertensos, VIH, así como identificar dónde están las mujeres embarazadas, niños desnutridos, ancianos y, en la actualidad, los discapacitados”.

Todos los centros de salud del país cuentan con esta herramienta, el mapa parlante familiariza y ubica a los prestadores de salud sobre el sector en el que trabajan. Es una alternativa para planificar el trabajo en terreno.

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media