Ecuador, 19 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Dos obispos esperan más que un cambio de frases

270 cardenales votarán por el documento final del Sínodo

En conferencia de prensa, el cardenal sudafricano Wilfried Napier, uno de los presidentes delegados del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, explicó las razones por las que este evento para la Iglesia ha experimentado un clima de confianza.

Napier hizo esta explicación en respuesta a una pregunta sobre la carta que 13 cardenales habrían enviado al papa Francisco antes del inicio del Sínodo que tratará aspectos relacionados con la familia.

En la misiva, los firmantes expresaban algunas de sus preocupaciones respecto a la metodología y la redacción del documento final del Sínodo. Al respecto, el Cardenal Napier dijo que “lo primero que debo decir es que hubo ciertas cuestiones individuales que nos preocupaban en el encuentro del año pasado. Una en particular fue la presentación del informe medio como si hubiera sido parte de las deliberaciones”.

“Y eso no es verdad porque nosotros recibimos el informe alrededor de una hora después que ustedes, los medios, lo recibieron. Y solo entonces pudimos leerlo”, añadió.

Las declaraciones llegan justo 4 días antes de la finalización del Sínodo, que comenzó en el Vaticano el 5 de octubre pasado. La gran pregunta gira sobre el documento final del encuentro, que será revisado y votado por los 270 cardenales que asistieron. Por Ecuador fueron dos: el monseñor Antonio Arregui y el recién nombrado arzobispo de Guayaquil, Luis Cabrera.

La expectativa se centra en la actualización del lenguaje y de la pastoral de la Iglesia Católica ante las situaciones “difíciles” que atraviesan las familias de hoy, como separaciones, divorcios, nuevas uniones, convivencias y hogares homoparentales. Dos obispos, el australiano Mark Coleridge y el italiano Enrico Solmi, coincidieron en afirmar que esperaban que el resultado del sínodo no fuera “cosmético”.

Los sacerdotes entrevistados por medios internacionales, hasta ahora, han mencionado que la doctrina sería la misma, pero que sí habrá cambios en la actitud de la Iglesia Católica. (I)