Ecuador, 23 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo

Las renuncias de obispos encubridores se multiplican

Primero fue el arzobispo de Saint Paul y Minneapolis, monseñor John Clayton Nienstedt, y su adjunto, Lee Anthony Piche. Luego fue el obispo Robert Finn de la diócesis de Kansas City.

Todos guardan en común dos detalles: renunciaron a la Curia y protegieron por años a sacerdotes acusados de pederastia en sus respectivas parroquias. Ninguno de estos curas ha sido juzgado, ni tampoco sus encubridores.

Ayer fue el turno del obispo mexicano de Autlán, Gonzalo Galván Castillo, acusado por la prensa de su país de encubrir a un cura pedófilo.

En los 3 casos, el Vaticano ha aceptado la renuncia de los sacerdotes a pesar de que ante la justicia ordinaria serían considerados encubridores de un delito.

La avalancha de renuncias ocurre luego del anuncio del Papa Francisco de crear un tribunal para juzgar por el delito de “abuso de poder” a los obispos que han encubierto a curas pedófilos. Esto fue el 10 de junio pasado.

El caso del obispo de Autlán estalló en 2009 cuando un joven de 24 años denunció al cura Horacio López, de la misma diócesis, de haber abusado de él cuando tenía 11 años de edad. Pese a la denuncia, el religioso fue solo trasladado a otra parroquia y siguió ejerciendo.

En febrero pasado Francisco instó en una carta a los obispos de todo el mundo (cerca de 5.000) a no encubrir por ningún motivo casos de pederastia, un fenómeno que afecta en distintos grados a la Iglesia de todos los continentes. (I)